Reflexión: El que contra ti conspire, delante de ti cae...

martes, 21 de julio de 2009 |


Isaías 54; 15-17

"He aquí que yo crié al herrero, que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra; y yo crié al destruidor para destruir. Toda herramienta que fuere fabricada contra ti, no prosperará; y tú condenarás toda lengua que se levantare contra ti en juicio. Esta es la heredad de los siervos del SEÑOR, y su justicia de por mí, dijo el SEÑOR".


El miedo es una sensación que ataca a todos por igual. Es una de las tantas mañas con que el enemigo nos atormenta para impedir que sigamos adelante con nuestros propósitos. Sin embargo amigo lector, te sugiere que introyectes en tu pensar que esos son convencimientos falsos que se te muestran como verdaderos. O dime si en elgun momento tu mente no voló y te montaste unas película digna del mejor director de cine, imaginandote lo peor....

Recordemos que somos un sistema complejo
, y por ello entre muchas otras capacidades podemos razonar al terreno emotivo, y reeducarlo. A eso a eso en sicología se le llama “inteligencia emocional" y en cristianismo Dios lo llama dominio propio. Entonces, tu SI puedes controlar las emociones, tanto las innatas como las adquiridas.

Haz una evalución y fjate que quienes son positivos, son los victoriosos, los que llegan fácil y sin muchas complicaciones en el camino, esos que tú dices uuufff ¿ese man qué?, Dios lo quiere es a él, seguro.

Si aceptamos los temores que Satanás nos ofrece y les hacemos caso, abrimos la puerta al fracaso y le cerramos la puerta a Dios. El diablo sabe que estamos compuestos por células que responden a estimulos y que el miedo hace que aumente también el ritmo cardíaco y la presión arterial, que a su vez conlleva a la duda, el reniego y la falta de fe.

Ahora bien, la fe de Dios se desata con la oración, como una bella amistad se desata a partir de la comunión con tu amigo, del compartir, el hablar y el confiar. La oración se mueve en el aire entre lo que tu humanidad no alcanza a detectar con un tremendo poder dinámico. Por ello, mientras estemos en comunión con Dios a través de la oración Satanás fracasara en su intento de debilitarnos.

Mateo 26, 41 dice “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”.

Por lo tanto debemos estar vigilantes por nosotros mismos y por los ataques que lanza el enemigo contra nuestras mentes y emociones. Nuestra razón, mediadora de los estímulos objetivos y subjetivos, nos señalará el ataque y nuestro espíritu nos instará a orar de carácter inmediato frente a diversas situaciones.

Al orar cuando sentimos que se debe hacer, el poder de Dios se libera contra el enemigo en el momento y, no cuando pensamos que vamos a orar después.

Por ello, orar, hablar con Dios, ser honesto con él, claro en tus peticiones y comprometido en tus pactos, leer la Palabra y congregarse es la clave de ser más que vencedor y libre de temores.

Que hablen de ti, pero diciendo: Aaaaja ¿y ese man que? es que Dios lo quiere es a él ... jejeje

Dios te dice hoy. "No tengas miedo de nada, ni de nadie, porque aunque arma se forje contra ti no prosperará, y aunque andes en valle de sombra y de muerte no debes temer mal alguno porque Yo, Jehová tu Dios estoy contigo”. Bendiciones

Autor: Paula Andrea Vega
www.levantatusmanos.blogspot.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....