Reflexión: ¿Honrras a padre y a madre?

viernes, 12 de junio de 2009 |


Deuteronomio 5, 16

"Honra a tu padre y a tu madre como Dios te ha mandado, para que sean prolongados tus días y para que te vaya bien sobre la tierra que Jehová tu Dios te da".


¿Sabías que esta capsula de sabiduría divina es
el llamado de Dios para que cumplas con el primer mandamiento con promesa?

iOjo! que manda a honrar a padre y a madre. No se manda a honrar a padre y a madre si ellos son buenos o malos. Manda a honrar a padre y madre sin condiciones.

Tener padre y tener madre es una bendición. Es un privilegio. Poder contar la experiencias al lado de ellos, sus dichos, sus cuentos y narraciones, sus verdes y maduras y, como resolvieron situaciones que escuchamos o que vivimos a su lado. Ellos y tu son parte de un todo que forma la primera institución de la sociedad llamada familia.

Queridos lectores hijos, poder decir feliz día papá es una gran fortuna. Poder planear en familia un almuerzo, o una tarjeta o un agasajo es bendición de Dios. Aquel viejo que ves caminando ya cansado es un bagaje de experiencias, de conocimiento, de amor y de bendición. Tu eres su sangre, su tiempo, su historia, su sentido y sus canas. Eres una bendición para su vida, por ello honrarlo a él y a tu madre no importa cuántos errores consideres que ellos cometieron contigo es lo que manda Dios y manda que lo hagas con amor.
Tu padre necesita de ti así como tú necesitaras de tus hijos .


Recuerda, el Señor no dice en su mandato honrra a tus "padres" en plural, sino que los individualiza, y dice honrar al papá, y también a la mamá. Lector, la promesa es clara: "Para que te vaya bien". La contraparte es que si tú y yo no honramos padre y madre, podemos fracasar. El Señor no nos va a bendecir. El hijo que maldice, que deshonra a su padre o a su madre, se expone a que el Señor salga en su defensa como progenitor. Porque Dios es Padre. Dios es el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Por ello, no estás en posición de juzgar a tus padres, sino de amarlos y apoyarlos, en la buena y la mala si influencias conyugales que a veces son las de más peso para ti. Porque tu esposa o esposo te dijo o te impulsa a dejarlo solo. Cuidado con eso que los mandatos son claros, Proverbios 6: 20 te dice Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, Y no dejes la enseñanza de tu madre". Proverbios 15: 20 te dice “El hijo sabio alegra al padre; mas el hombre necio menosprecia a su madre”, Proverbios 13:1 dice, “el hijo sabio recibe el consejo del padre; más el burlador no escucha las reprensiones” y así sucesivamente encontraras todo lo que ha de bendecir tu vida a través de los que Dios eligió como tus padres en la tierra.

Recuerda, honrar, no si son regularcitos no, es honrar. Tú decides.

Padres de familia, que Dios les de sabiduría, entendimiento y su gracia y su favor para que puedan ser de bendición en la vida de sus hijos, y así mismo sus hijos sean de bendición en sus vidas pues, de Dios y tu crianza depende la relación y fortaleza de ellos. A mi padre que ya no está, Dios te bendiga.

Paula Andrea Vega
www.levantatusmanos.blogspot.com

2 comentarios:

[Neisser Benedetti] dijo...

a veces atravezamos momentos dificiles y no nos damos cuenta que puede ser por desobediencia a este principio...el no haber honrado a nuestros padres cuando debimos hacerlo. buen mensaje

Paula Andrea dijo...

es cierto.... se tarta de evaluar nuestras acciones y se hay tiempo de resarcir algun dañó y mal proceder .. es hora...
bendiciones

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....