Reflexión: ¿Estas a punto de tirar la toalla? ...

miércoles, 27 de mayo de 2009 |


Filipenses 4, 10-13

En cualquier situación digamos “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” y “nada es imposible para el que tiene fe”.


Cuando estamos centrados en el amor de Cristo, no hay trama, ni traición, ni emboscada que nos haga sucumbir. No importa la clase de situaciones en que estemos envueltos, la protección divina está alerta no solo para salvarnos de las intrigas del enemigo, sino para sacarnos victoriosos y eufóricos de cualquier situación extraña y adversa a los ojos del Altísimo.

Cuando te sientas en el borde del desespero y no quieras continuar, piensa en cuanto has avanzado para lograr la victoria, y aunque el camino ha sido turbulento has logrado vencer muchos obstáculos. Así que no se trata de decir me rindo, se trata de ver cuanto has avanzado y que faltaba más cuando empezaste. Convéncete de que es mejor continuar que hundirse en el trayecto.

Dios nos llama no a tener logros, sino a cumplir hazañas; oh mira a todos los hombres que decidieron agradarle a Dios, y que lograron como resultado hacer grandes hazañas. Moisés por ejemplo, que confrontó al faraón para sacar a Israel de Egipto, o Josué que enfrento a los gigantes de la tierra de Cades- Bernea, David que con su pequeña estatura mato a Goliat en el nombre de Dios y además conquisto tierras y multiplicó el reino con su testimonio, José hijo de Jacob que vendido por sus hermanos a los esclavos Dios lo llevo a ser la mano derecha del faraón. Así que si estás cansado, ora, cálmate, y anímate con testimonios de las personas que han sido más fuertes que los problemas.

Dios no se place de los perdedores ni de los débiles. Dios se place de los hombres aguerridos y valientes, que no se turban fácilmente. Se place de aquellos que en momentos de aflicción gritan diciendo “bendito sea Jehová, que oyó la voz de mis ruegos, que es mi fortaleza y mi escudo, en quien confió mi corazón y fui ayudado, por quien se goza mi corazón y a quien canto alabanzas” salmo 28, 6.

Dios se place de quien toma las riendas de su dolor y no dejan llenar su corazón de amargura. Dios se place de quien no se deja afectar por los obstáculos sino que los usa para fortalecerse, se place de los fieles, de los que escuchan su voz. De los que aún agobiados confían en él y le hablan, establecen comunión sincera y constante. Se pacle de quienes saben callar y escuchar, de quienes no envidian al injusto ni escogen su camino en el afán de una solución. Porque Jehová abomina al perverso más su comunión íntima es con los justos (proverbios 3-32).

Si sientes que estas por tirar la toalla, busca a Dios a tiempo y destiempo, en todas partes. Cuando estas llorando y cuando estás riendo, cuando vas conduciendo tu carro, en el bus, en la casa, en la universidad, en la oficina, antes de dormir, antes de despertar. Oye que Es mejor buscar al Espíritu Santo que es quien debe guiarte y no a la gente.

Dios cumple y te saca del pozo para que respires como si fuese tu último suspiro haciéndote conocedor de su misericordia. Adelante hermano mio, que no eres el último ni el primero. Y tu has de marcar la diferencia entre aquel que no quedo registrado en la historia por perdedor, y aquel que por su gallardía y perseverancia logró su cometido siendo registrado como ejemplo...

Bendiciones

Autor: Paula Andrea Vega

www.levantatusmanos.blogspot.com

1 comentarios:

mividasinmi dijo...

que linda publicacion ... sobre todo para aquel que esta con confusiones... esto ayuda a desenredarse... y mirar a Dios...
me encanto!!!!!
Dios te bendiga.. y te kuide
saludossss

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....