Reflexión: El ODIO es un veneno que te tomas tú, esperando que el otro se muera...

miércoles, 29 de abril de 2009 |


Cuenta la historia que en pueblo, se hacía competencia de carreras y siempre llegaban a la meta los mismos dos hombres uno en primer lugar y el otro de segundo cada año. Él que llegaba de primero se convirtió en un héroe, en un ejemplo a seguir en un orgullo y por eso el encargado del pueblo puso un monumento en la plaza central del ganador para hacerle un homenaje.



El que llegaba de segundo, se lleno de rencor y su soberbia lo llevó a no se prepararse más para ganar en el siguiente año . Su tiempo lo ocupó planeando destruir la figura esculpida del otro.

Todas las noches se iba con un cincel, se percataba de que no lo vieran y muy sutil pero con decisión dañaba el monumento quitando pedazos de yeso. Lo cegó tanto su resentimiento que no se daba cuenta que estaba por derribarse el monumento y una de esas noches le cayó encima y lo mató.

Al otro día los titulares eran vociferados por los vendedores de prensa que corrían por la calles del pueblo, gritando repetidamente ¡Looooo matoooooó la enviiiiiidiaaaa!....

¿Que es eso?...
La envidia es definida por la real lengua española como sentir tristeza o pesar por el
bien ajeno. Es decir lo que no le agrada al envidioso no es tanto algún objeto en particular que un tercero posea sino la felicidad de esa persona. También es el deseo de poseer algo que otro posee sin importar los medios.

La biblia dice “Es cierto que al necio lo mata la, ira. Y al codicioso lo consume la envidia”, Job 5:2; “He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu” reza Eclesiastés 4:4. Y existen muchas más.

En conclusión el envidioso le busca defectos a los bienes, a las cualidades, a los logros de otros, incluyendo a su propia familia. Eso lo lleva a hablar mal, a mentir, a encontrarle fallas a los demás, y nunca destaca las cualidades y bendiciones de amigos, hermanos, jefes, compañeros etc. Al envidioso l
o destruye su resentimiento.

Lector, tus logros son una bendición, son el premio a tu perseverancia, a tu esfuerzo, a tu buena diligencia.
Al que tiene la gracia y el poder de Dios todo le sale bien aun cuando los demás busquen arruinar su imagen. Porque al que bien actúa, bien le va. No te dejes afectar por las palabras necias o dulces con carga de indisposición de quienes no soportan tu triunfo, tu naciste para cabeza y no cola.


También evalúate y piensa hasta donde llega tu sentir cuando al otro le va bien, que sientes, cuando ves que tu bendición se demora mientras los demás gozan de el resultado de sus esfuerzos.

Si reconoces que tienes esa debilidad, Dios te dice, libérate para que puedas ver la victoria que te espera adelante a Ti y sólo a Ti.


Recuerda que “al árbol con frutos es al que le tiran piedra, pero el marchito es ignorado"


Autor: Paula Andrea Vega

www.levantatusmanos.blogspot.com


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Paula Andrea quiero felicitarte por tu blog que además de hermoso e interesante, habla de muchas verdades. Ciertamente tienes mucha creatividad, inteligencia y un estilo muy particular de escribir. Saludos desde Puerto Rico. Fraternalmente, Brendaliz

Jenny dijo...

Hola amiga, realmente que me encanta como escribes, muy cierto esto de la envidia, creo que todo alguna vez la hemos sentido y nada bueno se siente...pedirle al señor que saque toda cosa mala de nuestras almas.
Que el señor te siga dando esa sabiduria para escribir y expresarte ya que es un don.
te deseo un bello fin de semana.

diego dijo...

envidia...cada uno debe confrontar su debilidad, dandole paso al Señor haga sus propositos en nuestra vida.

Gracias por visitar my blog...bendixcs.

mividasinmi dijo...

que fuerte la historia
y que claramente demuestra lo quee es la envidia.. y hasta que punto puede llegar la persona que la tiene..
bendiciones hermanita hermosa..
sigue escribiendo cositas tan hermosas y sabias
bendiciones desde chile

Paula Andrea dijo...

Gracias por tus palabras Brendaliz.. que Duos te bendiga grandemente desde mi Colombia.

Paula Andrea dijo...

y si.. la envidia es algo sutil que nos puede golpear asi mismo,, dulcemnete y sin aviso.. por eso estar al pie de Dios para que nos limpie y nuestras bendiciones lleguen como esperamos..
por lo demás somos hiajs de Dios respaldads por él y lo más lógico es que nos vaya bie,, por eso no nos dejemos afectar por los envidiosos asi sean de nuetra familia...
hay es cuando exaltamos más su nombre y podemos decir "a mi me va bien porque a Dios le plació"

Anónimo dijo...

Sobra el contenido religioso, no hace falta de ningún "dios" para ser mejor persona.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....