Reflexion: Vestigios que borrar con un simple PERDÓN...

miércoles, 29 de julio de 2009 |


Salmo 133

Mirad cuan bueno es, habitar los hermanos juntos en armonía”

Tuve una conversación con una amiga a la que quiero mucho. Le comapartía sobre varias cosas que Dios ha hecho en mi…
Ella me interrumpía y argumentaba que muchas personas cristianas tienen una doble moral. De repente me me dijo que se sentía herida por mí en el pasado; y me dejó fuera de base. Muy sorprendida me fijé en su rostro, sus gestos, su forma de hablar y reclamarme lo que para ella fue una ofensa y para mi una situación más, por allaaaaá hace mucho tiempo.

No supe que responder, porque con sus argumentos no tenía como defender mi razón. Me sentí atacada e irritada.
Ella no es cristiana, no es muy espiritual tampoco. Definitivamente es otro mundo. Pero me dio una lección, zacudió mi ego crisitiano y me puso en el nivel del ser con sus debilidades y desagravios.

Mi corazón palpitaba, mis orejas se ponían rojas, consideraba injusta su acusación.
Sin embargo sentía que debía oir, estar atenta porque Dios quería hablarme a través de ella y reafirmar que hay cosas que necesitan ser arrancadas de raíz, pues si quedan en el aire, otros son los heridos y tu andas por ahí pidiendo misericordia de Dios, perdón por tus faltas y con culebritas pendientes que debes saldar CON UN SIMPLE PERDÓN ME EQUIVOQUE.

Hay vestigios que quedan de un pasado que por ser cristiano se considera borrado pero, en la relación con Dios. ¡Ojo! no con la de tu hermano. Pues ¿Donde quedan las consecuencias VISIBLES O INVISIBLES de actos que por insensatez y egoísmo tienen rastros en seres humanos que decimos amar?

Dios ministra a través de quien menos imaginas y eso pone a prueba la vulnerabilidad a impulsos guiados por el corazón cuándo se trata de reconocer responsabilidades y más del pasado.

Hoy entendí que es “ponerse en los zapatos del otro”. Pues, hay varias cosas pasan desapercibidas para mí, pero no ojos o sentimientos de otros.


Dios es tan perfecto que por ello aborrece la maldad del hombre y pide que nos arrepintamos de corazón y aprendamos a perdonar y a pedir perdón.

¿Pedir perdón? Si. Eso es humildad y fortaleza espiritual. Necesario para estar en el lugar santísimo. No somos perfectos por ser cristianos, tenemos mil errores que dispuestos, Dios nos ayuda a cambiar. Recojamos nuestras deudas, y seamos humildes para comprender que el camino es largo y culebrero y, que con un corazón contrito y humillado ante Dios que manda a amar al projimo como a ti mismo, tenemos la tranquilidad y el amor para pedir PERDON de corazón. Allá el otro si continua en la tónica de jaaaamás. Tu ya cumples y te sientes tranquilo y liberado. (A no ser que tus disculpas tengan una obligación moral de cumplimiento por ese daño causado).

Acciones, gestos y palabras son la virtud del ser humano, usémoslas para bendición, huellas de amor. Sed perfectos como vuestro padre es perfecto dice la palabra, pedid perdón y perdonad así como Dios en los cielos te perdona.

!UUUps... Se me olvidaba! Mi amiga después de reclamarme se calmo, y aunque no le pedí perdón sincero en el momento, después de un rato y de hablar otras cosas me pidió que oráramos..

Waaau pensé... Nos arrodillamos y unidas las manos oré , después le pedí perdón con lagrimas en mis ojos y sentí paz…


5 comentarios:

ARAUNAPEKA dijo...

Huyyyyyyyyyyy!!!! como nos trata Dios verdad???? hay que estar atentos a escuchar y a entender aún en las situaciones que menos imaginamos. Me encanta ser tratada por Dios, prefiero eso a que nada suceda en mi vida, y quedar como siempre, pero como se y se que te ama, él busca la forma de no dejarnos tal como somos, aunque ama no dejarnos sin pulir.

Hay que perdonar, cuantas cosas nos ahorramos con llevar este acto tan dificil y a la vez tan fácil para ser realmente libres.

Te felicito por la reflexión, nos sirve a todos, tu experiencia.

Bendiciones, y un gran abrazo,
Araunapeka

Jenny dijo...

Hola amiga Paula, si el Señor siempre nos enseña de distintas maneras y no muchas veces con hermanos en la fe, sino con aquellos que no le conocen...me gusto mucho esta vivencia tuya ya que muchas veces no nos damos cuenta que con palabras, actitudes podemos herir a otros sin saberlo y lo importante de perdir perdon.
amiga te deseo un bello dia.
te mande un email no se si lo recibiste.
un abrazooooo.

escritosdelsilencio dijo...

Certera y preciosa reflexión.
Lo que más me gusta es tu sello auténtico de sinceridad al escribir. Recibe muchas bendiciones.

En el amor del Señor,
Brendaliz

Paula Andrea dijo...

Gracias por sus bellas palabras.. y bendito sea Dios que me paso esto.. pues me di cuenta que hay mucho camino que recorrer en el amor de Dios, saldando deudas morales del pasado y aún pasado cristiano..
bendiciones amadismas hermanas en fe...

Acuarius dijo...

Yo SoY éL

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....