¿Que es Fe?...

jueves, 20 de noviembre de 2014 |

Hebreos 11, 1: "La fe, es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve".


La Fe viene del latin fidere, que significa "confiar".

Cuando mi hija tenía cuatro años, antes de irse a su jardín se levantaba y confiada cogía impulso desde su camita lanzándose a mi pecho o al de su padre. 


Jamás paso por su mente que la dejáramos caer. Su seguridad era tal que se exponía sin medir las distancias o consecuencias de un golpe.


Ella no manejaba concepto lingüístico de la fe, aún no lo maneja pero su fe es la firme y absoluta convicción de que algo es verdad y su verdad es que nunca la dejaríamos caer.


Es así como debemos ir caminando, confiados en que Dios no nos dejará caer y nos ayudará siempre.  Confianza absoluta, sin argumentaciones.


Quizás en algún momento recapacitamos la Fe academicamente estructurada como un acto humano ligado al desespero o necesidad de algo. O desde la neurolingüística como manifestaciones extrasensoriales. El concepto de lo divino era cuestionable.

Hoy día basada nuestra Fe en la palabra que es la biblia, la respuesta a esa inquietud esta en Hebreos 11, 1: La fe, es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve". En otras palabras es, esperar en la seguridad, en el pálpito espiritual, en la promesa de Dios aunque parezca imposible a nuestros ojos físicos.

Sin embargo en la ansiedad de lo esperado, se nos puede olvidar que es Dios quien actúa en su tiempo. Y además que debemos despojarnos de prejuicios que nos impiden el fluir de las bendiciones que Dios tiene para nosotros. La idea es no dejar entrar la duda, firmes en la certeza de lo que se espera tarde o temprano.

Para alcanzar los anhelos en fe, se requiere de un esfuerzo, unos deberes y responsabilidades. Las promesas de Dios van de la mano de condiciones, lo dice el Salmo 24:4,5, Dios cumple al que es “limpio de manos y puro de corazón, solo ese recibirá la bendición del Señor”.

¿Aspiras que tus necesidades sean suplidas? La palabra te dice en el Salmo 37:3-4. “Confía en Dios, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en el Señor, y Él te concederá las peticiones de tu corazón.”

Dios está dispuesto, si pones tu casa en orden, si cambias tu estilo de vida y lo a pones a Él en primer lugar. “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas te serán añadidas.” Mateo 6:33. "Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo." Romanos 5:1.

Dios no es de pequeñeces y el jura sacarnos de los problemas. Alabadle, confía en Él. Es necesario creer para poder ver.


Autor: Paula Andrea Vega
levantatusmanos.blogspot.com

Mis pensamientos no son tus pensamientos y mis planes no son tus planes

martes, 21 de octubre de 2014 |

Caminar entre nuestros deseos y los planes de Dios no es un sendero fácil. La carne como sinónimo de emociones no aptas en su medida a los principios morales es uno de los obstáculos más cotidianos.

Llámese ira, reniego, pasiones, ansiedades, son emociones ligadas a la necesidad de los instintos. Sin embargo estas acciones de acuerdo a la intención pueden resultar beneficiosas, si estas en un momento de peligro y tu reacción fue inesperada y ligada a la supervivencia.

Pero, hay emociones que se arraigan y ocupan un lugar de amargura y se convierten en dolores e inseguridades. Opacan las bendiciones maravillosas y cotidianas que concede Dios en el día a día.

Yo he tenido momentos en que mis impulsos han sido mayores a la sensatez, pero desde antes Dios prometió tomar el control de mi vida y hacerse cargo, por eso aun en mis acciones necias, llevando sujeto los dolores del alma por consecuencias de mis actos, Dios ha respondido con misericordia y ha puesto un vallado, un cerco de ángeles que cuidan en medio de la oscuridad de la mente y libran de peligros inimaginables aunque mi reacción sean las lagrimas o ejerza el libre derecho a la "Pataleta". 

Duele el amor no correspondido, un rechazo, la calumnia, la injusticia etc. Sensaciones que se generan alrededor de nuestra vida ya sea porque lo buscamos o no. Empero lo más importante es saber que en los destellos de lucidez en medio de la insensatez, debes escuchar la voz de Dios y si es posible llorar y hacer la catarsis pertinente, pero luego levantarse, pedir perdón y sujetarse declarando:

"Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo". " 2 de Corintios 12, 9


Autor: Paula Andrea Vega
para: levantatusmanos.blogspot.com

Reflexión: Frenar a tiempo.

martes, 15 de julio de 2014 |

La gracia de Dios es una virtud . Es la actitud de Dios hacia el hombre, generosidad y magnanimidad. La gracia posibilita la FE que es la respuesta agradecida a la iniciativa de Dios. La gracia es para el hombre de FE.

En medio de muchas personas en la tierra fuimos escogidos por el señor para ser pueblo santo, para ser su equipo de trabajo, sus discípulos, he allí la gran responsabilidad de ser Cristiano genuino y aplicar los mandatos que ha escrito en su palabra. No es fácil ser un hijo de Dios pero tampoco es imposible. Tampoco Dios puede ser burlado y de hecho aquellos que lo usan para sus propios fines ya tendrán que dar cuentas al señor.

Ser cristiano requiere de grandes esfuerzos, de mucha dedicación y de mucha comunión pero, ante todo de mucha disposición. 

Sin embargo muchos cristianos dicen serlo pero sus acciones  los pone en tela de juicio de los incrédulos, aquellos que no conocen el evangelio. 

No caigamos en el entenebrecimiento. Dios llama  la atención de sus hijos con lazos de mucho amor, o con lazos de dolor y tribulación.

Darle rienda suelta a los pensamientos que no tienen santidad es apagar, opacar, enmudecer la voz de Dios en el corazón. Frena a tiempo.