Como está tu corazón?

jueves, 12 de diciembre de 2013 |

(Proverbios 15:1)
"La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor."

Indignación, odio, impaciencia, resentimiento, mal genio y el furor entre otras manifestaciones irritantes del ser humano, son diversidad de iras que se expresan con toda clase de expresiones que van desde las palabras fríamente calculadas y llenas de sarcasmo hasta las que brotan ardientes con la violencia. Dios las condena a todas y dice que son pecados en su presencia.

Lee esta Historia:

Un investigador científico tenía su núcleo familiar constituido por su esposa y dos hijos. Era un hombre muy importante en el mundo de las investigaciones y la medicina. El la pasaba enfrascado entre libros, probetas ácidos y químicos en su laboratorio, además de cocteles donde se le vanagloriaba por sus descubrimientos.

Un día estaba concentrado realizando sus experimentos cuando escucho un sollozo en la sala de su casa, y esto no lo dejaba concentrarse. Intento leer pero nada le sirvió. Entonces dejó el libro que tenía en la mano y fue a ver qué estaba pasando.

Su mujer estaba desconsolada, lloraba sin parar recostada sobre un diván. El hombre, en lugar de conmoverse se lleno de ira y exclamó: “porque será que las mujeres todo lo arreglan llorando” y agregó: el mundo cambia con ideas, no con emociones y menos con lagrimas, párate ya y deja el drama. Esas lágrimas no son más que agua, mucosa y sal. ! Ha! y un fastidio además".

La mujer no podía creer lo que escuchaba de su esposo, sus expresiones, su actitud egoísta y sus racionales argumentos frente a sus humanas expresiones”. Se retiro desolada a la habitación de su hija sin decir una sola palabra y cerró la puerta. Al otro día se marcho a la casa de sus padres con sus dos hijos y dejo al científico solo en medio de sus aparatos, sus libros y su vanidad.

Cuando aquel investigador llego, halló la casa vacía y una nota pegada en la puerta decía “esto es celulosa con colorantes orgánicos llamados tinta; tus hijos y yo un simple agregado de huesos, carne y nervios, y hoy te decimos en palabras armadas por fonemas y morfemas, ¡Hasta nunca!. Ojala y algún día con la masa gris de tu cerebro encuentres en un laboratorio, a Dios, el corazón, el tiempo, el amor, las caricias y el te amo que se te perdió”. Éxitos.

El hombre muy arrepentido sintió las consecuencias de sus palabras por un momento de ira.

¿Será que la rabia, o alguna expresión agresiva son el resultado de un corazón en donde se guardan amarguras, arrogancia, soberbia, intolerancia? . Pues yo considero que si. Las consecuencias de nuestras palabras, son de bendición o maldición. 

La palabra de Dios es clara, por ello es que Dios pide que sobre toda cosa guardada, se guarde al corazón, porque de él mana la vida. Es decir, que cuidemos lo que dejamos depositar allí, y busquemos tenerlo limpio de todo lo que nos traiga pesares. Dejar los instintos irracionales y permitir que sea Dios quien obre en él. Cada expresión de ira está llena de peligro, aun la forma más noble de la indignación. Las palabras iracundas nunca han mejorado una situación.

Es por eso que invito que hagamos un escaneo a nuestro corazón, que tiene guardado allí que no deja avanzar, que es lo que pulla cuando piensas en ello, que es lo que te genera dolor o rabia, y empezemos a pedirle a Dios que nos sane, que quite todo eso que estanca y no permite que veamos más allá de nuestros propios argumentos. Dios es maravilloso y caballeroso y, vendrá a limpiar siempre y cuando lo dejemos actuar. Pero jamás lo hará a la mala, siempre será si se lo permitimos. Evitemonos malos ratos y dejemos que la tristeza y el dolor se vayan, porque esos sentimientos no vienen de Dios. Entreguemos nuestras cargas a Cristo porque él quiere que los trabajados y cargados descanse en él. ¿Porque llorar sobre mojado?. Dejate querer por Jesucristo, que es quien da vida y bendición en abundancia, y además gratis.

Dios les bendiga. 


Autor: Paula Andrea Vega
levantatusmanos.blogspot.com

2 comentarios:

Ramiro Velásquez dijo...

Un relato muy diciente y estremecedor...

Hector Mauricio dijo...

Dios te bendiga te invito a que también visites mi blog de Imágenes Cristianas y Reflexiones. http://imagenescristo.blogspot.com/

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....