Orar: Mis hijos son coronados con gloria y con justicia

lunes, 16 de abril de 2012 |

Como padres, podemos identificar indicios de rebelión en la vida de nuestros hijos, y tenemos un arma que es más fuerte que la vara, el encierro, o los gritos. Es la oración y con de ella se puede destruir los ídolos que se levantan en su corazón como obstinación y el egoísmo.

¿Que es la rebelión? Es el orgullo puesto en acción. Yo quiero esto, porque lo quiero sin importar lo que otros digan, de hecho sin importar lo que Dios mande en el asunto.


Dios dice que si somos rebeldes moraremos en oscuridad y seremos destruidos, “porque como pecado de adivinación es la rebelión”, hay de los hijos rebeldes que ejecutan planes, pero no los míos, y hacen alianza pero no según mi espíritu, para añadir pecado sobre pecado (Isaías 30-1).

Pensar que nuestros hijos tengan ese final del que habla la palabra es inconcebible, porque queremos que caminen en obediencia, bajo el amparo del señor y que prosperen en todo lo hagan. Para ello Dios dejo el primer mandamiento con promesa que es “Honrar a padre y madre”.

En nuestros hijos se pueden asomar pequeñas manifestaciones de rebeldía en alguna situación que Dios nos muestra. Sin embargo esto lo podemos frenar a tiempo vistiéndonos de la armadura de Dios para poder estar firmes contra las asechanzas del diablo como lo dice efesios 6/11.

Como padres los podemos confrontar con amor y explicarles el porqué de no hacer ciertas cosas, pero si no obedecen se toman las medidas disciplinarias adecuadas y el control de la situación empleando la palabra de Dios y confesando nuestra fe para hacernos vencedores. No es con espada ni con ejercito es con su santo espíritu.

Oración: Amado Dios y padre nuestro, hoy oro para que (el nombre de tu hijo) tenga un corazón abierto y sensible a tu voz, que quiera obedecerte, pasar tiempo contigo, escuchando a tu Espíritu Santo, para que su pie no tropiece, para que no sea influenciable y tenga un carácter bien formado.

Muéstranos cualquier rebelión que se esté cultivando en su corazón, para poder como padres identificarlas y destruirlas con tu palabra y tu poder. Oro para que no se entregue al orgullo, egoísmo, altanería ni desobediencia. En el nombre de Jesucristo y con la autoridad que me has dado rechazo todo plan del maligno contra la vida de mi hijo, y reprendo toda idolatría, obstinación, violencia o falta de respeto que lo lleve a caminar a la destrucción y muerte por esa causa.

Tu palabra dice si queréis y obedeceís, comeréis lo mejor de la tierra, pero si rehusáis y os rebeláis por la espada seréis devorados, por tanto clamo para que (nombre del niño) escuche la instrucción de sus padre y no desprecie la dirección de su madre porque adorno de gracia serán a su cabeza collares a su cuello. Mis hijos son coronados con gloria y con justicia. He orado en el nombre de Jesús. Amén

Palabras con poder:
Salmo 107/ 10,12, proverbios 1/8,9, Nehemías 9/26,27, Proverbios 30/17, Isaías 1/19,20.

Autor: Paula andrea Vega
levantatusmanos.blogspot.com
Imagen: http://arteencristo.blogspot.com/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....