¿Cuantas relaciones familiares no se dejan a la suerte porque nadie ora por ellas?

martes, 12 de abril de 2011 |

Romanos 12:16

Vivan en armonía unos con otros, no quieran sobresalir, pónganse a la altura de los más humildes. No presuman de sabios.



Si en tu familia han habido rupturas y rencillas entre tu y tus hermanos, hoy te invito a que no ceses de orar por la reconciliación. Y, aunque los vínculos en tu familia aún no estén donde deseas, se fortalecerán mientras continúes orando.

El diablo siempre buscará romper las relaciones establecidas por Dios en la tierra, ya sea por malos entendidos, falta de comunicación, intrigas, u otras circunstancias.  

Por ello nuestra mayor arma debe ser LA ORACIÓN. Cuando cubrimos nuestra casa, núcleo familiar, hijos y parentela con la palabra de Dios en oración, poniendo por delante nuestro escudo que es la FE, las relaciones familiares entre hijos, hermanos, tíos, primos, esposo y esposa, son compactas y difícilmente se rompen. Soportan las adversidades y se perdonan fortaleciendo los lazos de amor y apoyo.

Dios quiere que oremos y  restauremos la unidad, que mantengamos los lazos familiares unidos que el señor ha tejido desde el vientre de nuestras madres entre nuestros hermanos y exige que, como personas de fe y cristianos firmes, dejemos una herencia espiritual como legado a nuestras generaciones venideras, a nuestros hijos y su unión entre hermanos de sangre.

Es hora de volver los caminos al perdón y la restauración, no dejes herencia de resentimiento y dolor que pueden tomar vuestros hijos y reproducirlo. Ora para que entre ellos jamás allá división, ora para que entre ellos exista el amor, perdón  unión,apoyo y solidaridad.
En el nombre del señor Jesucristo dejo como guía esta oración para que en el espíritu Santo seas tu complementándola de acuerdo a tus necesidades.

Oración
En el nombre de Jesucristo, yo oro por (nombres) para que le enseñes a resolver malos entendidos de acuerdo a tu palabra señor.

Que la relación con todos los miembros de la familia sea fraterna y respetuosa.
Oro para que cualquier ruptura no resuelta o permanente sea restaurada. Llena su corazón de amor y perdón. De paz y amor. Para que se fomente una relación feliz, cercana, de entendimiento y tolerancia entre ellos.
Oro para que sean unidos, durante todos los días de sus vidas. Que siempre haya una buena comunicación entre ellos, se apoyen y nunca alberguen falta de perdón en sus corazones. Que se amen se quieran y se respeten, manteniéndose solicito en guardar la unidad del espíritu en el vinculo de la paz.
Te pido humildemente señor que pongas en su corazón amor y compasión, que se fuerte y sin fin. y no se rompa por nada, ni nadie.
Amén.

Lee: Romanos 12-18, Mateo 5:9, Salmo 133-1, 1 de Pedro 3-8

Paula Andrea Vega:
Para levantatusmanos.blogspot.com