Reflexiones: No te dejes llevar por lo que ves...

lunes, 19 de julio de 2010 |

Hebreos 11: 1

"La Fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve".

La fe se activa en nuestra vida cuando decidimos cerrar los oídos a voces extrañas y nos ponemos en línea con Dios empezando a tener un contacto con la palabra. Es creer en algo con fuerza, impetú y, no permitir que nada ni nadie se entrometa en nuestra convicción de que ya está lo que hemos pedido. Aún cuando eso se demore.

Ahora bien, cuando estamos seguros, y sentimos que lo pedido es un hecho, ¡ zas ! aparecen voces, amigos que manifiestan que estas loco, que es imposible.

Es entonces cuando Dios dice “No te dejes llevar por lo que ves, sino por lo que crees”. Tu fe debe ser impermeable, firme, contra viento y marea, sin duda alguna en que Jesucristo escucha, intercede y concede.


Si ya creíste, decídete a no dejar que se permee tu fe, con nada ni nadie. Cuida tus oídos de las palabras ociosas, de las murmuraciones cuando caminamos con gente que nos desafía. Hasta donde creamos Dios hará con nosotros.


En la Biblia encontramos gente que sobresalió por su fe. Está la mujer Siro fenicia, los 4 amigos del paralítico, la mujer del flujo de sangre, el centurión romano entre otros.


Basta que usted venga a Jesús y crea que él es la única persona que puede ayudarle, piense que con Cristo si se puede, declare que hará un milagro para usted como lo ha hecho en millones de personas que creyeron.

Fíjate en el Centurión en Mateo 8-5:7. Primer milagro a la distancia, no fue necesario llevar el enfermo, solo la fe del centurión provoco que la gloria de Dios se manifestara. El centurión llego convencido de lo que Jesús podía hacer en su siervo. El llego rogándole a Jesús, y uno solo le ruega a alguien cuando cree que ese alguien va a cambiar el estado actual.

"Dios fortalece mi fe, cierra mis oidos a palabras necias, mis ojos a los falsos argumentos y mi corazón emociones engañosas. No apartes de mi tu Espirítu Santo y gracias por concederme lo que ya te he pedido creyendo".

Autor: Paula Andrea Vega

Para: levantatusmanos.blogspot.com