Reflexiones: Porque oramos y no pasa nada...

miércoles, 28 de julio de 2010 |

Mateo 17 14: 

Una mujer le pide a Jesús que tenga misericordia y sane a su hijo lunático. “Y lo he traído a tus discípulos y no le han podido sanar. Respondiendo Jesús: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuando he de estar con vosotros? ¿Hasta cuando los he de soportar? Traedme al muchacho.Y reprendió Jesús al demonio el cual salió del muchacho, y este quedo sano desde aquella hora. Viniendo entonces los discípulos aparte dijeron ¿Porque nosotros no pudimos echarlo fuera? Jesús les dijo: por vuestra poca fe.


A veces oramos pero no creemos en lo que pedimos. Nuestros labios dicen ¡si!. Doblamos rodilla, y hasta ayunamos, y nuestro corazón dice "eso es imposible".

Por momentos nos sentimos seguros de la respuesta de Dios y cuando no se da como esperamos, nos derrumbamos, el corazón palpita acelerado, se arma un nudo en la garganta, y viene todo un peliculón a nuestra mente.


Hablando con una mujer, sobre la restauración de su hogar, me decía que todos los días ora para que su esposo vuelva a casa y cambiado.

Pero, escucha y ha visto como su esposo mantiene en las discotecas, con los amigos, en paseos, actuando como un hombre soltero y sin compromiso, con actitud indiferente frente a ella. Manifiesta -No se nota el mínimo indicio de volver, no le importa nada de mí- manifiesta. Cuando éramos novios la situación era similar. Terminábamos volvíamos todo el tiempo. Hoy oro para que eso cambie, pero me atacan pensamientos negativo

¿Qué pasa, acaso Dios no me oye, hasta cuando?

Como a esta mujer muchas veces mientras pedimos nos atacan pensamientos negativos, voces extrañas de fracaso y falta de fe. Porque lo que ven nuestros ojos es mas fuerte que lo que no podemos ver, lo que pedimos a Dios a nivel espiritual.



Mateo 17 14: Responde el ¿Porque oramos y oramos y no pasa nada?

Ojo. Por vuestra poca fe. Levantamos las manos, lloramos emotivos con Dios en nuestra habitación, o en la iglesia, confesamos su grandeza y cuando los ojos y los oídos hacen su función de ver la realidad física, se opaca el ímpetu de la victoria que Dios nos prometió. Aparece el circulo vicioso, oro, veo no creo. Oro veo no creo…


Hagamos un alto en el camino. No esperemos que Dios nos diga ¿Hasta cuando los he de soportar generación de incrédulos?


Haz un salto de fe. Cuando estés en la buseta, en tu casa o lugar de trabajo y vengan los pensamientos de fracaso, deséchalos inmediatamente. No los acepto para mí, ni para mi esposo, ni para mi hogar etc.
Oremos creyendo, porque escrito esta “todo lo que pidieres creyendo se os concederá”.



Autor: Paula A. Vega
Para: levantatusmanos.blogspot.com

2 comentarios:

JOSIEL DIAS dijo...

Olá meus irmãos Graça e Paz.

Gostaríamos de compartilhar o nosso Blog; Mensagem Edificante para Alma
Se desejares conhecer o nosso blog, será um prazer
tê-lo como visitante e se desejares nos seguir, ficaremos felizes.

"Mensagem Edificante para Alma"
http://josiel-dias.blogspot.com/

Aprendendo uns com os outros crescemos em graça
e conhecimento.

Josiel Dias
Congregacional
Rio de Janeiro

Paula Andrea dijo...

Gracias hermano, visite su espacio y es muy bello. Ojala podamos elnlazar nuestros blogs.

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....