Mujer: Me case… pero, no me acoplo

sábado, 11 de abril de 2009 |


“y renovaos en el espíritu de nuestra mente, y vestíos del nuevo hombre creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4,23).



El día que yo me case será maravilloso, los pájaros cantaran y yo llegare tarde para hacer esperar al novio como es tradición, mi familia estará allí, mis amigos, las fotos, la alegría Diooos…. Otras se lo imaginaban diferente u otras ni se lo imaginaban pero algo si les pasaba por su cabeza. La idea es que ese día llego, con o sin los sueños cumplidos de nuestra imaginación.

A la hora de compartir con nuestro “ken” cada tinto se convierten en una siesta, cada palabra es mágica, y cada día que pasa es un reto porque ya empezamos a ver lo que en el noviazgo no. Ella se levanta y no al veo igual que cuando la visitaba sorpresivamente una mañana en su casa dirá él, nosotras detallaremos cada gesto, cada olor y cada momento de presencia y de ausencia.


Empieza un ejercicio de no hacer las cosas a nuestra manera, de llevar una casa ordenada que detecta cualquier desorden dejado por mi esposo, no dejar la cubeta del hielo vacía en el congelador, o la toalla amontonada después de una ducha, o los cabellos en el jabón, o poner el televisor muy alto o muy bajo entre varias cositas que van surgiendo; y que se convierten en una norma más de convivencia. Ellos ven en nosotras lo que antes no veían, y su condición de hombres se abre de par en par para dar paso a los partidos de futbol, a ser menos detallistas, a tener tiempo para ver noticias y no escucharnos, a no percibir nuestro nuevo corte de cabello, o el vestido que compramos para ser admiradas entre muchas cosas más. Sin que eso quiera decir que dejaron de amarnos.

Hay discusiones enérgicas que inteligentemente no podemos interiorizar, se empieza a conocer el perdón real para con ese hombre que tanto amamos. Se construye el hogar con las bases solidas de un Dios del cielo y nuestros sentimientos previamente bendecidos por ese Dios maravilloso. Luego llegan los hijos, “uno o dos máximo” porque la situación no da para más, típica respuesta a las amigas que admiran ese hogar tan bello que has logrado con amor, lagrimas, desafíos, impotencia, gozos, retos, sueños y planes, pero sobre todas las cosas con la ayuda que aquel que no ves, esa fidelidad grande y verdadera que es paralela a tu carne llamada Dios.

Y esos hijos se vuelven la atención y la unión hecha carne.
Estar casada es una bendición pero necesitamos de algo más que amor para sobrellevar el estado difícil de la convivencia y los descubrimientos de ese ser que amamos. Necesitamos de nuestro Dios. El nos pide que seamos mujeres virtuosas, mujeres de palabra, de confianza, de decisiones cuando no está ese sacerdote en casa, de lealtad y de fidelidad. Mujeres virtuosas con la fe firme de que somos capaces, inteligentes pacientes, valiosas y con la autoestima tan alta como en la que Dios nos tiene.

El mundo está lleno de basuritas que pueden generar dudas sobre tu estado, o del hombre que tienes a tu lado, sin embargo tu mujer cristiana tienes la gran ventaja de contar con el respaldo de Dios en todo momento y de la sabiduría de su palabra.

Tu esposo es tan humano como tú, y tú eres tan humana como él, suena obvio pero es que lo obvio es tan obvio que suele olvidarse. Tus altibajos matrimoniales se quedan contigo, recuerda el viejo dicho de “la ropa sucia se lava en casa” y por sobre todas las cosas pon tu hogar en manos de Dios, edifícate en la palabra, busca ser una esposa idónea, una madre ejemplar y una mujer leal. Y pídele a Dios cuando los ánimos se ponen tensos que no permita que nada de lo que pase afecte tu corazón porque este es engañoso y eso lo sabe el enemigo consolidado del rey supremo. “airaos pero no pequéis, no se ponga el sol sobre vuestro enojo, no deis lugar al diablo” (Efesios 4, 26).

Con el tiempo te darás cuenta que “me case pero, no me acoplo” eran falsos argumentos que ya están vencidos en la cruz de Jesucristo. Y que tenias que pasar por todo eso para entender “el amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece, no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor no se goza de la justicia más se goza de la verdad” (1 de corintios 13, 4)

Bendiciones.

Autor: Paula Andrea Vega
www.levantatusmanos.blogspot.com


Mujer: Hoy decido esperar en Dios

jueves, 9 de abril de 2009 |


Estas fueron las palabras de una mujer como tú o como yo que manifestó lo que siente en su corazón después de leer ¿y que si estoy soltera?

Dijo “Ojala se hubiese profundizado más en el Espíritu de soledad que algunas veces perturba y genera impaciencia en las mujeres solteras mayores de 25”. Por ello en esta ocasión quiero prestar importancia a su inquietud y bajo la dirección de Dios hoy escribir acerca de esto.

"Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo de
l cielo tiene su hora:Tiempo de nacer y tiempo de morir;tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar y tiempo de sanar;tiempo de destruir y tiempo de construir; tiempo de llorar y tiempo de reír, tiempo de estar de duelo y tiempo de bailar" Eclesiastes 3, 1-4.

La falta de una pareja habla de un vacío importante, pero de ninguna manera define a la persona total. Todos necesitamos sentirnos amados, valiosos, importantes, pertenecientes, capaces y útiles para el sexo opuesto y eso llegará en su debido momento. Tú decides continuar o parar de sentirte infeliz.

Mi madre siempre decía que si a ti te aprieta un zapato lo más lógico es que te lo quites y tu pie descansara.

Es el ser humano quien decide si acoge en su corazón el sentimiento que le quita la paz o se libera de algún modo. Dios tiene su mano tendida para levantarte en victoria, por dura que consideres la prueba ya sea porque estas sola, o porque te separaste o enviudaste, Dios es un Dios fiel y tiene grandes cosas para nosotros, en su tiempo y no en el nuestro.


Impacientarse lleva a forzar situaciones que no vienen de Dios. La perturbación no puede ser la constante, los inoportunos comentarios de amigas
no te pueden quitar la paz, la comparación con las demás, la autocompasión por tu frustración, y la presión del mundo no quita ni pone un codo más a tu estatura. Eso sólo lo puede hacer Dios.

Cuando decidas parar de auto compadecerte o de desesperarte porque no tienes una pareja con quien compartir tanto amor que tienes para dar; en ese momento te llegará lo que esperabas tan ansiosa. Aprovecha el tiempo de tu solteria estableciendo relaciones de amistad y gozandote responsablemente ese tiempo libre ahora que puedes.


Dios ya tiene un ser para ti, el que tu quieres, como lo quieres, no presiones la obra de Dios, no reniegues, porque de eso se alimenta el enemigo para hundirte en depresión y hacerte sentir fea, vieja y demás sentimientos de baja autoestima.


Un buen día me pare, lave mi cara y decidí creerle a Cristo, y decidí que el refugio de mis aflicciones no estaba e en la búsqueda incansable que me generaba impotencia, un buen día dije paro de sufrir. Hoy no lloró más, hoy decido quitarme el zapato que me aprieta, hoy decido no ser más mártir de mis emociones. Hoy decido entregar mis penas a Dios y suplicarle que me invada de su espíritu santo. Hoy decido ser consecuente con lo que digo y con lo que hago. Hoy decido cerrar las puertas de mi corazón a la angustia, a la ansiedad, a la impotencia, a la baja autoestima, hoy decido ser feliz y esperar en Dios y su hijo Jesucristo.

Debes quitarte el zapato que te aprieta y descansar tu pie. Debes amar a Dios, entregarle lo que sientes y pedir que el haga su voluntad en ti que es agradable y perfecta. Por lo demás eres una criatura de Dios, la impaciencia te angustia y te quita la paz pero, esta en ti dominar tus emociones y no que ellas te dominen a ti.


"DIOS NO TE HA DADO UN ESPIRITU DE COBARDÍA SINO DE PODER, AMOR Y DOMINIO PROPIO" (1 de Timoteo 1, 7)




Mujer: ¿Y qué si estas soltera?

miércoles, 8 de abril de 2009 |


Soltero etimológicamente viene del latín solitarius. Soltero es el estado natural de la persona que se encuentra sin una pareja con la que mantener una convivencia el resto de su vida o durante un período relativamente largo o corto.

!Ojo! sin una pareja amorosa que no impide amistades y disfrutar cada momento que tiene Dios para aquel que se encuentre en ese estado. Son muchas las jóvenes en especial adolescentes que fijan sus propósitos en dar con una pareja que cumpla sus expectativas y no es malo, pero hay que tener especial cuidado con arraigar esos deseos en una meta o reto personal que puede llevar a tomar decisiones equivocadas.


Dios hace cada cosa perfecta y aún desde el vientre de la madre a escrito su voluntad sobre cada ser humano pero, es de cada uno que depende que se cumpla o se estropee el propósito de Dios en la vida de cada quien. La soltería es un estado de ausencia de un novio o esposo más no ausencia de Dios o grupo de referencia que comparta tu soltería, o más bien tu libertad de hacer cosas que un día ya sea por esposo e hijos no tendrás, porque las prioridades son otras.


El viejo refrán reza que "del afán solo queda el cansancio", y otro dice que "él que mucho escoge con lo peor se queda". Todos son momentos y hay que disfrutar cada uno de ellos con toda sabiduría y responsabilidad.

No hay nada malo en desear tener un esposo o un novio estable que por lo menos alimente esa esperanza, dado que ello es un privilegio hermoso, es una gran bendición, pero que eso se convierta en una obsesión si es riesgoso tanto para ti como para el que crees que será tu hombre.

El dejar de ser soltera no puede ser el único motivo de tu oración, la palabra dice “buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y lo demás vendrá por añadidura”. La tradición oral es más coloquial y dice “ lo que es para una se le guarda”. En otras palabras no debes renegar porque aún no has hallado el amor de tu vida, por el contrario dile a Dios que estas esperando en su momento y que el tiempo de soltería quieres disfrutarlo con gozo y sin interiorizar tristezas en tu alma por lo que tanto buscas.


Dios traerá ese esposo a su debido tiempo, sin afanes y ten la certeza que lo está moldeando para ti y, a ti para él, como te lo mereces. Tu estas entera, eres bella no importa lo que las demás piensen, tu eres un ser único e irrepetible y por allí hay alguien hecho para ti. Disfruta de tu soltería, entrégate totalmente a Dios y guárdate para ese que un día será un hombre muy afortunado.

Saca tiempo para servir a Dios con pasión y gozo, para alabarlo, adorarlo, edificarte en su palabra y aprovechar el tiempo en tus estudios y hobbies que ejerciten tu cuerpo y mente.

Pasa más tiempo con tus padres y no menosprecies sus concejos, tu familia es una bendición que muchos añoran y cuando tú crees que nadie te necesita es cuando más alguien anhela tu compañía.


¡Adelante linda mujer! Fortalece tus talentos, explota tu imaginación, vive bajo la orientación y el gran amor de tu Padre Celestial que desde el cielo te ve con infinita misericordia. Adelante que tu estado civil no demarca el éxito, no te compares con las demás, casarse es una bendición que te llegará en el momento justo, quizás así como llego a ti este artículo. Recuerda que lo que te aparta de Dios no viene de Dios.


“hay así mismo diferencia entre la casada y la doncella. La doncella tiene cuidado de las cosas del señor, para ser santa así en cuerpo cómo en espíritu; pero la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido”. 1 de corintios 7-34


Bendiciones.

Autor: Paula Andrea vega


Reflexión: Es creer en Dios y Creerle a Dios...

martes, 7 de abril de 2009 |



Muchas veces decimos de labios para afuera que creemos grandemente en el poder de Dios, pero en nuestro corazón existen aún dudas y temores de lo que manifestamos. Y nos preguntamos pero porque no me responde, que estoy haciendo mal, le decimos hagase su voluntad pero hacemos la nuestra en el afán de una respuesta. E allí nuestro hombre fuerte enseñoreandose, el saltando de alegria y alejando la gran bendición que estabas a punto de alcanzar, dado que nuestro proceder genera situaciones malas de las cuales no es culpable Dios, o buenas de las cuales es la misericordias de Dios que nos cobija.

Por ello es importante tener como base un secreto a voces: CREER. ¿Que es creer? tener confianza plena en alguien o algo, anclar por encima de las circunstancias las esperanzas en este caso en Jesucristo que es el hijo de Dios.

¿Que es fe? Está en la Biblia, Hebreos 11, 1 "Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, y la convicción de lo que no se ve". Creer y tener fe vienen a ser un sólo concepto, la clave esta en apropiar lo que dice Dios en su palabra y aplicarla.

Si no crees no hay nada, porque creer es un verbo de acción, yo creo o no creo, yo dispongo mi corazón para escuchar lo que me dice el Espíru Santo de Dios o sigo sordo ante su llamado o alerta. Ahora creer no es facil y menos creer en algo que no ves. Por ello si lo que quieres es la respuesta de Dios no la razones, no lo cuestiones, ora a Dios, habla con él, cuentale tus cosas, llora y desahogate con él y no con tu amigo de carne y hueso. Busca la biblia y leéla pidiendo al Espíritu Santo discernimiento, deja que actúe y busca de él. Porque aunque no lo veas él esta alli, a tu lado esperando que no seas más indiferente a su amor y a su preceptos establecidos en tu vida. No cuestiones a Dios.

Cuando eras inconverso buscabas a un brujo o lector de cartas, o del chocolate y todas esas cosas y no lo cuestionabas, pagabas lo que fuese y te aplicabas aguas e inciensos sin saber su origen. Pero a Dios que no hay que pagarle nada y solo necesitas creerle, a ese si le reclamas, reniegas y hasta denigras de su existencia.

Si crees en el amor de Jesucristo puedes estar seguro, convencido, confiado en que como dice el salmista en el salmo 3, 5 "me voy a dormir tranquilo y se que despertaré, porque el señor me protege. Por eso no me asustaré aunque miles me rodeen para atacarme".

Bendecido...

Autor: paula Andrea Vega


Reflexión: A Dios le Plació...

lunes, 6 de abril de 2009 |



“Jehová cumplirá su propósito en mi, tu misericordia Jehová es para siempre, no desampares la obra de tus manos”
(Salmo 138-8).


Es curioso saber que cuando se está en estado de gran felicidad o de angustia, de depresión o de lo que llaman "tengo la.......alborotada" es cuando más cerca sentimos la presencia de Dios. Es decir cuando estamos en ese punto de la “nada” donde nada es la bandera de nuestra alegria o angustia, nuestro corazón está un plano de espiritualidad más cercano a la prescencia de Dios..

…Dios sufre con nosotros cuando estamos tristes o desorientados, su Espíritu Santo nos ve y se vuelve impotente cuando al darnos un libre albedrió presencia como tiramos nuestras vidas pisoteando su propósito escrito en el cielo…. Sin escuchar su designio y teniendo que legitimar ese libre albedrió que como un caballero respeta, pero que el enemigo viola con la intención de verte derrotado, coloquialmente “lleeevado”…


Las emociones son la voz del espíritu, paradójicamente nos ponen en un plano donde surgen pensamientos que en cotidiana actividad no se hubiesen manifestado….por ejemplo piensa en el amor que sientes cuando abrazas a tu hijo después de su primera presentación en su jardín, tu corazón se escapa de salir del pecho, se infla y tu mente dice con un algo indescriptible que llaman amor …Dioooos exiiiste…

¿Sabías que en circunstancias de mayor angustia o felicidad fue cuando David escribió sus mejores salmos? Esos que cuando lees se identifican contigo, como cuando estas enamorado y todas las canciones te salen.... Esos que te dan paz y fuerza para enfrentar los que no puedes ver en la fuerzas de Dios.

Todo esto para decirte que Dios es quien puede levantarte si te concientizas de su poder y tienes un corazón dispuesto. La elección de ser cabeza o ser cola esta en ti, cómo dice la querida y universal Chimoltrufia de Chespirito… hay cosas que ni que… y cuando todo te sale bien como lo promete Dios si buscas de él y no del hombre podrás responder a quienes deseen ser como tu y tener esas bendiciones con que Dios te abraza… diciendo ... querido amigo a mi me va bien porque a Dios le plaaaaació…

“mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas sin faltar una de ellas” Salmo 139,16.

Lector te recomiendo está canción ...es de gran bendición ...a que te gusta...

Un nuevo dia empez...


Bendiciones…

Autor: Paula Andrea Vega