Reflexión: La Ruta de Dios en el Hacer...

lunes, 5 de octubre de 2009 |

Mateo 11: 28-30

"Venid a mi todos los que estan trabajados y cargados, yo os haré desacansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mi que soy manso y humilde de corazón; y hallareís descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es facil y ligera mi carga"

Son muchas las circunstancias que se presentan en la vida de un ser humano entre buenas y malas. De esas situaciones se forma un ser o muy débil, o muy amargo, o muy maduro o con raíces de dolor.

El ser escoge como reaccionar frente a cada situación. Pero, en las fuerzas de la carne las situaciones difíciles se tornan casi imposibles y nada llevaderas o bueno, llevaderas pero con un conjunto de emociones negativas que van llenando la vasija de problemas de comportamiento y relación. De actitudes insanas que complican más las cosas.

La persona se puede convertir en un problema social, que ni hace ni deja hacer. Se vuelven piedra de tropiezo para muchos y son especialistas en criticar, murmurar y derrumbar con comentarios intrigosos cualquier buena causa si no está consolidada sobre cimientos de roca.

A lo que quiero llegar es que las fuerzas solas de un ser humano no son suficientes para solucionar tribulaciones o escollos difíciles. Se necesita de un aliciente, quien ayude a llevar la carga o la solivie del todo. Y ese ser se llama Dios. Dios que es la parte espiritual, el que no vemos pero sentimos y creyéndole podemos descargar nuestras deliberadas situaciones, y así caminar con una mente menos pesada y con actitud de vencedores.

Ojo, no generando autocompasión en la gente, con una apariencia de perdedores, con ojeras, y debilidad de carácter. No. Es siendo digno de la gracia de Dios con entereza. Con dignidad y convencimiento.

En nuestras fuerzas nada podemos hacer. Las emociones, deben ser canalizadas por Dios si se lo permitimos. De lo contrario nacen pensamientos de desesperanza, desilusión y hasta atentados contar la propia integridad física y espiritual.

En cambio cuando nos preocupamos por poner nuestras fuerzas en Dios, vamos de poder en poder, donde es el todopoderoso el que tiene la capacidad de cambiar un desierto en valles de prados, en manantiales de agua. Y como hijos de Dios podemos pedirle respaldo porque, Dios tiene preparado algo mejor para nosotros.

No es en mis fuerzas, es en las fuerza s de Dios, colocando el ser vulnerable en sus manos y pidiendo su voluntad en nuestro corazón. Para que el mapa que ya tiene trazado en el cielo, se grabe en nuestro corazón, dispuesto a escuchar y dejarse moldear. Es permitir que tome el control de nuestro corazón donde se anidan pensamientos de amargura, tristezas y odios. Dios manda que sobre todas las cosas, se guarde el corazón porque de él sale lo bueno y malo del ser. Pues de su abundancia habla la boca.

No nos dejemos engañar de las emociones, del llanto, de la desolación o de la ansiedad de alcanzar algo que nosotros solos queremos sin contar con la voluntad de Dios pero acondicionándola a antojo para no quedar mal con él.

Los pensamientos y caminos de Dios para con nosotros no son los nuestros. Lo que viene de Dios es paz, armonía, gracia, felicidad. Orando podemos divisar en la intimidad esa paz que sobrepasa todo entendimiento.

Lector, el diablo existe hurtando, matando y destruyendo. Pero si aceptaste que Cristo es el señor y salvador, quien por su sangre quito el pecado del mundo y nos dio la visa para su reino, gloria y victoria pues, las obras del enemigo están desechas, y él esta bajo nuestros pies vencido.

Por ello solo dile a Dios: "Yo pongo mis fuerzas en ti, tu pon tu voluntad en mi corazón y marca la ruta de tu propósito, el plan tuyo en mi vida".
Sean muy bendecidos.
Autor: Paula Andrea Vega
www.levantatusmanos.blogspot.com


4 comentarios:

Pat dijo...

Hola, Paula, tienes un regalo en mi blog, cuando gustes puedes pasar a buscarlo. DTB, te espero

www.hacedoras.blogspot.com

escritosdelsilencio dijo...

Querida Paula:

Ya te extrañaba. ¡Qué bueno tenerte aquí!

Bendiciones,

Brendaliz

Paula Andrea dijo...

Gracias querida Pat.. eres muy linda.. ya voy por mi detalle.. bendiciones

Paula Andrea dijo...

Brendaliz que alegria leerte de nuevo. Gracias por tus palabras y que Dios te siga bendiciendo...

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....