SOS ...¿Salven Nuestras Almas? Buen punto...

lunes, 3 de agosto de 2009 |

Mateo 10 – 28

“No tengan miedo a quien pueda matar el cuerpo, más el alma no la pueden matar, téngale miedo a aquel que pueda destruir el alma y también el cuerpo”.


El 1 de Julio de 2008 se cumplieron 100 años en que la comunidad internacional adoptó oficialmente la sigla en código Morse SOS como señal de desastre y auxilio. Esto generado por la terrible tragedia del Titanic.


Hasta entonces los marinos no tenían forma de comunicarse de manera directa y el Morse era el único lenguaje. De hecho se eligió el SOS por ser más fácil de enviar y no inducia a confusión con otras señales.

La elección del SOS con la clave Morse demostró su efectividad un año después, cuando una nave llamada Slavonia naufragó y gracias a él SOS no se perdió ninguna vida.

Al parecer esas tres letras significan en ingles “Save Our ship” (salven nuestro barco) o “save our souls” (salven nuestras almas).

Lo cierto es que las letras se escogieron por ser una combinación fácil, rápida y segura de transmitir. SOS equivale en el alfabeto Morse a tres puntos, tres rayas, tres puntos. El empleo de este código ha salvado a millares de vidas alrededor del mundo y no solo en la navegación sino es muchas otras situaciones entre ellas muy cotidianas.

De todos modos invito que leas la segunda expresión SOS puede significar “Save our souls” (salven nuestras almas).

Mateo 10, 28, cuenta que Jesucristo en una de sus enseñanzas dijo “no tengan miedo a quien pueda matar el cuerpo, más el alma no la pueden matar, téngale miedo a aquel que pueda destruir el alma y también el cuerpo”.

¿Cómo puede morir el alma?
Aún cuando decidimos creer y recibir la salvación que Cristo nos dio a través de su sacrificio; ya en la vida practica muchos nos preocupamos más por el cuerpo y males que le aquejan, más que del alma misma. Esto por falta de reflexión, oración, obediencia.

Por ello es común ver a cristianos quejándose por situaciones diversas y siendo permisivos con el terrorismo de hombres delincuentes, mentirosos, avaros etc. Lo lógico es temerle al poderoso y no al frágil, entonces ¿Por qué tememos más a los hombres que a Dios?

El alma es fácilmente ahogada en los vicios, los apegos, los miedos, la cobardía, la pereza, el pesimismo, y mucho más. Ojo ahogada, permisivamente ahogada.

Por lo tanto se me ocurre que nos salvemos y salvemos a otros con el SOS cristiano. Servicio, Oración y solidaridad. Eso y el respaldo de Dios salvan las almas de mil náufragos esperando ser recatados para la inmortalidad del reino de Dios además de fortalecernos en la fe espiritual.

Autor: Paula Andrea Vega
www.levantatusmanos.blogspot.com

4 comentarios:

Pat dijo...

Excelente propuesta, Paula, SOS cristiana. Me adhiero. Besos, DTB

Paula Andrea dijo...

mua.. yo también
gracias

Jenny dijo...

Hola Paula, muy buen entrada, no tenia ni idea que sos eso significaba, nunca uno deja que aprender, amen yo tambien me adhiero al sos cristiano.
te deseo una linda semana llena de bendiciones.

Lubi Moreno dijo...

Me encantó esta entrada, Paula. te agradezco por lo que aquí nos compartís. Se suele señalar al ensimismamiento como prescripción para los momentos de dificultad, por eso me pareció valiosa esta propuesta diferente, en lugar de encerrarme a mirar el problema, mirar al que me quiere usar para seguir trabajando en esta realidad que me puede estar golpeando: servicio, oración, solidaridad.
Gracias.

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....