Reflexión: Las emociones del ser.

miércoles, 3 de junio de 2009 |


Efesios 5, 15.


Mirad pues con diligencia como andéis, no como necios sino como sabios.


Los sentimientos son parte del alma dados por Dios a nosotros y que nos diferencian de los animales. ¿Qué sería de la vida del hombre sin esos conceptos?. Piensa un poco, yo diría que se tornaría aburridora y muy mecánica.

Son las emociones las que te hacen llegar a un punto de felicidad extrema, de amor, de solidaridad, de altruismo, de compasión y muchos más. Esos son los sentimientos que Dios nos ha dado para que seamos una bendición en su reino aquí en la tierra.

Sin embargo, no falta Satanás que impulsa a aquellas nobles sensaciones a ser emociones de tristeza, odio, antipatía, egoísmo, arrogancia, codicia etc dándole esencia a la palabra antónimos de la lengua castellana.


El enemigo busca que el hombre se deje gobernar por sus sentimientos y que proceda a decisiones que vienen del corazón y no son buenas consejeras. Si no ve a una cárcel y averigua por cuales crímenes están condenados muchos de los presos. Te aseguro que todos tienen una motivación sentimental más allá de las razones sensatas. Motivos como ira e intenso dolor, avaricia, envidias, y homicidios.

Los sentimientos Dios los da para que el hombre los disfrute pero, si no te dejas gobernar por ellos, ya que bajo su dominio pueden ser peligrosos y dolorosos. ¿Cuántas veces nos han ofendido con o sin razón? Y evaluándote puedes analizar que no siempre decidimos sentirnos afectados por la ofensa. Prueba de que somos libres y razonables. No le demos cabida al enemigo para ser instrumentos de los sentimientos.



Recordemos que caminar de acuerdo a nuestras emociones significa hacer lo que queremos en el momento sin importar las consecuencias. Pero, nuestro futuro es afectado por las decisiones que tomemos hoy.

Las emociones son bellas si permitimos que ellas nos sirvan, pero si somos los servidores de ellas el asunto se convierte en un problema serio para ti y quienes te rodean. Ten en cuenta que es precisamente la razón lo que nos separa de los animales quienes actúan por instintos y emociones y no por razón.

El hombre no puede ser un animal dominado por sus instintos, el hombre es creado a imagen y semejanza de Dios. “porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y dominio propio” 2 de Timoteo 1,7.

Así que determina manejar tus emociones, no le des gusto al diablo, y no pases tu vida sirviéndole a ellas.

Autor: Paula Andrea Vega
www.levantatusmanos.blogspot.com

4 comentarios:

mividasinmi dijo...

que es dificil eso..
aprender a manejar nuestras emociones... somos tan impulsivos y racionales
pero cuando nos dejamos guiar por Dios... todo fluye
porke no somos nosotros es El hablando por nosotros
Dios te bendiga hermanita
kuidate
besos

Vega dijo...

Soy nueva en este mundo virtual y me he alegrado de encontrarte, porque he reflexionado muchas veces sobre ese tema, y las malas pasadas que nos juegan, a veces, las emociones.
Mantener la fe, la seguridad del amor de Dios y la firmeza de sus promesas, aún cuando no le siento cercano, es una asignatura pendiente para mí, en la que voy poco a poco avanzando.
Gracias por compartir.
Me gustaría verte por mi casa en TIEMPO DE SIEGA.
Un abrazo y bendiciones del Señor.

Lubi Moreno dijo...

¡Qué bueno Paula! Me gustó mucho esta entrada. Dos engaños igual de peligrosos son el negar nuestras emociones, o exacerbarlas y dejarnos dominar por ellas. No nos olvidemos que Dios se compadece, o sea que padece junto con nosotros, comparte nuestros sentimientos. ¡Qué bueno, saber que El está ahí, en mi dolor y en mi alegría, me entiende y me puede y quiere acompañar!
Un abrazo

Paula Andrea dijo...

Muchas gracias por pasarse por aqui.. bendiciones y alabo a Dios porque los post de este espacio sean de bendición para cada uno de ustedes...la gloria y la honrra sean para Dios...

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....