Disculpen lectores de este espacio....

jueves, 25 de junio de 2009 |



Quiero pedir disculpas a todos los seguidores de este espacio porque esta semana no se ha publicado ningún artículo.. Esto por motivos ajenos a mi voluntad. Quiero manifestarles que la semana entrante tendrán mucho que leer y de gran bendición en este blog que es de ustedes...

Por lo demás espero que esten siendo bendecidos y cada experiencia vivida en el día a día sea de edificación y fortalecimiento en la fe de Dios. Porque al salir a la calle nos enfrentamos a situaciones adversas y a veces inesperadas, situaciones que ponen a prueba nuestro compromiso con los mandatos de Dios, y la condición humana como respuesta de un ser cristiano o no.


Por ello mis amados lectores, estar al pie del cañon en oración y lectura de la palabra es como el agua y el aire para el cuerpo. Sin esas dos pautas básicas nos hacemos muy pero, muy vulnerables a realizar lo contrario a la voluntad de Dios, a desagradar y entristecer el santo espiritu de Dios que habita en este cuerpo que un día le reconocimos como su templo, a olvidar lo que ha hecho en nuestra vida, sus milagros, su gozo, su amistad sincera y verdadera, su protección.

Todo lo que en nuestra vida pasa tiene un porque, todo lo que se siembra se recoge, todo lo que confiesas y declaras con tu boca en bendición te abre puertas, todo lo que haces como si fuera para Dios sera bendecido, todo lo que te propongas respaldado por Dios lo puedes lograr. Todo lo que respire que alabe a Jehova...

Autor: Paula Andrea Vega.

7 comentarios:

Pat dijo...

No nos predicamos a nosotros mismos sino a Jesucristo como Señor; nosotros no somos más que servidores de ustedes por causa de Jesús.
Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo.
Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros.
Nos vemos atribulados en todo, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados;
perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos.
Dondequiera que vamos, siempre llevamos en nuestro cuerpo la muerte de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo.
Pues a nosotros, los que vivimos, siempre se nos entrega a la muerte por causa de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo* mortal. 2Co 4:5-11
Adelante en Cristo, mi hermana amada.
(T xtrañé...) Besos!

Chuyita dijo...

Te extrañamos amada, y bien esperamos su tiempo para compartir la gran bendición que Dios nos da a través de ti, espero que todo este bien y que el Señor todopoderoso te cubra en cualquier situación

besos y bendiciones

Rosa Ester dijo...

Me ha encantado tu blog.
Esperare ansiosa tus nuevos escritos para fortalecerme al leerlos.

Bendiciones para ti.

[Neisser Benedetti] dijo...

Claro Pau...estaré esperando tus nuevos articulos..de igual seguiré leyendo los anteriores

Kenson dijo...

Claro esperaremos :). Que Dios bendiga tu vida y tus decisiones sean segun Su Sabiduria. Paz para tu vida.

mividasinmi dijo...

estare esperando tus hermosas palabras que son de gran bendicion a mi vida
Dios te bendiga mucho

Paula Andrea dijo...

Mucas gracias amdos lectores por su apoyo... ya mañana abrá nuevos temas.. un abrazo inmenso para todos... Dios les bendiga

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....