Reflexión: ¿ Un final Feliz?.. también se le tiene...

lunes, 27 de abril de 2009 |


"Dios decidió que serías como su hijo, por eso los eligio por adelantado y los aprobó dandole su gloria ¿Que podemos decir entonces? si Dios está a nuestro favor, nadie podrá estar contra nosotros" (Romanos 8; 30, 31).


¿Recuerdas los cuentos de hadas, aquellos de príncipes y de princesas viviendo felices y comiendo perdices después de que la malvada bruja era destruida para siempre?

Bueno pues déjame decirte amado lector que entre juegos e historias se dicen muchas cosas que son para ti y, así como en los cuentos narrados por nuestras madres o en televisión; así mismo Dios tiene un final feliz para los que ama y esperan en él aún cuando la tormenta sea eléctrica y su voz retumbe en los truenos, para recordarte que es en su tiempo y no, en tu caprichoso desespero.


Dios nos ha hecho diferentes todos, y nos ha dado capacidades, actitudes y demás cualidades para alcanzar la victoria. A cada uno puso algo especial que sólo tú puedes hacer, nadie más puede alcanzar eso. En otras palabras Dios tiene un propósito para cada quien ya sea negro, blanco, amarillo, cafecito, azulito, "rojo camarón" etc.

La clave está en hacer lo correcto pues no se puede ser feliz si te has soltado de la mano de Dios y si andas pisando cabezas de otros para lograr tus objetivos, quizas los alacances con esa filosofia pero, que llueva para arriba si eres feliz con ello.

No importa cuán dura sea la prueba, si tienes la gracia de Dios todo, todo lo que hagas te saldrá bien. Serás un rey Midas, lo que toca se convertirá en “oro” o , mejor serás un José (Génesis 37) quien odiado y envidiado por sus hermanos dado el afecto especial de su padre Jacob, lo vendieron como esclavo a los egipcios pues no soportaban verlo bien. Sin embargo a José no le importó y su carácter y confianza en Dios lo llevo a ser un hombre victorioso, un hombre radical.

Dios veía su rectitud y fidelidad, y lo premio poniendo en él sabiduría y prosperidad. En Egipto paso las verdes y las maduras, pero a donde llegaba aparentemente derrotado Dios lo levantaba y era una bendición lo que emprendiera. Llegó a ser el hombre más importante después del faraón y Dios nunca lo dejo caer en vergüenza. Con todo y aflicción por los actos de su propia familia él siguió adelante de la mano de Dios, enfrentando la envidia, el pecado, y el temor. Esto para decirte que así mismo Dios espera de ti, no reniegos, no criticas, no acciones impulsivas; espera que seas violento para arrebatar tu bendición.

Recuerda que si hay algo que te desvía del propósito de Dios es el odio y el rencor; aunque en tu corazón exista rabia y tristeza por lo que otros hagan para verte mal, tu a lo tuyo, a hacer lo que toca bajo la mirada de Dios “mía es la venganza, yo daré el pago dice el señor”, horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo” (Romanos 12, 19) … Ponte en los zapatos de José y toma su ejemplo.

Todos nos hemos llegado a preguntar “cuando será que yo hare esto, o aquello, lo que he esperado tanto” pues Dios te recuerda hoy su promesa, ALCANZARÁS LA VICTORIA, porque YO SOY tu DIOS “No Soy hombre para mentir, ni hijo de hombre para que se arrepentirme” dice (Números 23, 19) lo que decidí para ti no hay nadie ajeno quien lo revoque, SOLO TÚ. Esta en tus manos, varón y mujer de Dios.

Metete esto a tu cabeza…


Así cómo Dios tuvo un final feliz para José, así mismo lo tendrá para ti... todo depende de TI..



Autor: Paula Andrea Vega

www.levantatusmanos.blogspot.com



0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....