viernes, 6 de febrero de 2009 |

El que ahorra sus palabras tiene sabiduría, de espirítu prudente es el hombre entendido.(proverbios 17,27)

En el mucho hablar se dicen cosas que terminan enredandote la vida en situaciones inesperadas. No hables más de la cuenta, se prudente y guarda tu boca de la murmuración y la crítica. No te dejes llevar por los impulsos y no te confíes del amigo. Sólo fíate de Dios que no descubrirá tus secretos.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido. Sus comentarios son importantes, ayudan y fortalecen este espacio....